jueves, 13 de octubre de 2011

Cuando la Rosa se tiño de azul, la nostalgia ochentosa y el oxímoron que significaría el final de ciclo del radicalismo.




Un viejo amigo fraternal quilmeño me insistió hace unas semanas atrás que lo acompañara en la conformación de un espacio político que dieron en llamar pretensiosamente radicales por el futuro, como es mi costumbre, si la invitación viene acompañada de la posibilidad de dar el debate y reflexionar sobre política voy, en principio al menos para aportar mi granito de arena.

Otro amigo peronista me dijo al comentar una foto, que lo de radicales por el futuro era un oxímoron y que yo lo se mejor que nadie.

Pensando en el oxímoron y por esas cosas de las casualidades, en estos días he estado leyendo dos libros recientemente publicados ( los de las fotos que ilustran esta reflexión) que son una buena recopilación de historias y documentos, uno y el otro ( que me pareció mas interesante) de reportajes a los máximos referentes de la mítica Junta Coordinadora Nacional de la UCR, con lo sucedido entre 1966 y 1983. Están buenos como recopilación histórica, partidaria y de anécdotas, sirven para entender las cuestiones de época, no obstante a mi criterio seria más productivo algún balance o diagnostico partidario desde el contundente resultado electoral de 1983 al 3 % en que quedo sumergida la UCR en el 2003 y como que falta una propuesta o una mirada hacia el futuro, justamente de lo que hablamos al principio.

En este post de Manolo, reconocido bloguero defensor de la ortodoxia peronista, describe a mi criterio la cruda realidad de la política argentina actual con un panorama electoral parecido al 60 % de la formula Perón-Perón de1973 y el 20 % de Balbin-FDLRua, pero con la abismal diferencia que esta vez la UCR tendrá un resultado peor que el del 2003, por su significado e implicancias, siendo lo mas grave que el partido radical no incuba hoy y desde hace añares ningún tipo de renovación, como la que protagonizaría la JCN en los 80 junto a Alfonsín padre.

Lo paradigmatico que en aquel entonces la inexorable muerte de Perón y el conflicto interno del movimiento peronista “justificaría” la masacre de la dictadura militar permitiendo que 6 años después del golpe de estado, la UCR emergiera como la contracara de la violencia merced a la Teoría de los dos Demonios con aquella consigna de "somos la Vida, somos la Paz, somos la Junta Coordinadora Nacional".

Si hay algo indudable es que hoy las sociedad argentina plebiscitó a CFK y al peronismo como el garante de la Paz, la Tranquilidad, el Empleo y el Consumo en las aguas turbulentas de la crisis sistemica mundial, la pregunta seria: ¿qué paso con todos aquellos que nos identificábamos con las mejores gestas de la cultura radical, militantes ochentosos que creímos en eso de la liberación nacional por la vía pacifica y democrática, que hace años no somos capaces de construir un relato que nos contenga y represente, ni mucho menos una organización que nos haga sentir orgullo de nuestra pertenencia y sea el instrumento de nuestro accionar concreto?

Insisto que cualquier búsqueda del futuro debe estar vinculada indefectiblemente con el rescate de nuestro pasado pero con una profunda lectura de nuestros errores y fracasos, entendiendo el presente, sin justificaciones infantiles, ni transferencias circulares de las responsabilidades, como es costumbre en el movimiento radical desde el 87 en adelante, que nos puso en este lugar de insignificancia sociopolitica, que de alguna manera estaría confirmando que la UCR y el radicalismo han cumplido su ciclo histórico.

El debate, la reflexión y la acción siguen pendientes.

Saludos Cordiales.

2 comentarios:

LolaMento dijo...

Florencio, muy buena tu nota.

Pienso que la UCR ha cumplido un ciclo, sus militantes deben migrar a la derecha o a la re edicion de la ALIANZA con Binner a la cabeza que se presenta como de izquierda y se convierte en neoliberal ni bien la aprietan. Los que puedan superar los prejuicios institucionales sumarse al kirchnerismo.

Pienso que la implosión del orden politico usano y europeo les ayudará a superar ese institucionalismo extremo discapacitente crónico que los afecta.

Florencio F. Boglione dijo...

Lola: me parece que lo que decís viene sucediendo de hace rato, al menos entre los afiliados, adherentes y simpatizantes del radicalismo, dentro de la ucr formal u orgánica solo quedan algunos militantes y dirigentes que no quisieron, no pudieron o no supieron entender lo que estaba pasando a su alrededor y en un ombliguismo obsceno solo se dedicaron a preservar sus "espacios" personales distanciándose cada día mas de la realidad cotidiana. Los resultados electorales son toda una muestra de la aprobación o rechazo del soberano, no hace falta ser politólogo para entenderlo.

Lo que nos depare la implosión del orden político ( y del económico pareciera tb.) del Mundo Central, realmente no se que nos deparará, espero que no sea algo parecido a las imágenes que pude ver hoy del asesinato de Gadafi en Libia.

Saludos Cordiales.