viernes, 5 de mayo de 2017

Introducción a la prospectiva robótica a 20 minutos en el futuro.

Como alguna vez ya he contado, desde temprana edad me gustaba la lectura, todavía conservo unas viejas enciclopedias, como doce tomos, que contenían en su interior temas muy variados, se llamaban "Lo sé todo" eran  de fácil comprensión con ilustraciones y desarrollos de un par de paginas por tema, las cuestiones históricas eran mis preferidas, comprender sobre el camino de los humanos desde la caverna pasando por las antiguas civilizaciones a la modernidad de aquel entonces de los años 70 con las primeras tecnologías de la televisión por aire en blanco y negro, con menos de cinco canales en el área del gran buenos aires, me fascinaba. 
Hoy creo al ver esas viejas enciclopedias acumulando polvo en mi biblioteca que quizás aquella fascinación de chico fue la responsable de fomentar muchas de mis inquietudes y mi activa participación en cuestiones que hacen a la vida comunitaria, quizás también pienso hoy, con el diario del lunes, que debería haberme profesionalizado en la ciencias sociales en lugar de insistir con las ciencias biológicas, quizás un buen test vocacional al finalizar la secundaria hubiera clarificado las cosas y hubiera hecho mas foco pero en fin, esa mezcla tuvo sus consecuencias en darme una mirada mas abarcativa y algún tipo de cable a tierra, esto ultimo bien literal, lo cierto que uno termina siendo un andar y sus experiencias. 
¿A que viene todo este cuento?: pasa que tanto leer historia e "historias", cosa que he retomado últimamente dedicándole bastantes horas, repasando viejos textos, tanto de los clásicos como de los revisionistas e incluso escritores y "escuelas" que en estos lares tan occidentales y cristianos suelen ser invisivilizados como los críticos del eurocentrismo (en algún otro momento quizás de para contar algo más al respecto, solo repetir mi agradecimiento al acercarme a dichos autores y conocimientos a la recomendación hace unos años atrás de una de las primeras amigas en la blogoesfera: Anahí del Rincón ) han provocado últimamente interesantes conversaciones sobre procesos históricos del pasado, cuestiones del presente de la vida cotidiana y futuros posibles no tan lejanos. 
Como saben los que alguna vez hayan leído este blog, la secuencia pasado, presente y futuro es una triada que nos apasiona y como amantes de la lectura no solo histórica sino también de la mal llamada "ciencia ficción" (de cuando eramos niños), que a nuestro humilde entender es lo que hoy se conoce como prospectiva, ya que somos de los que estamos convencidos que todo aquello que el hombre imagina en el pasado, lo desarrolla en el presente y lo transforma en futuro. 
De alguna manera el hombre es la única especie animal capaz de modificar el orden natural del universo gracias o por desgracia a su imaginación, ¿será nuestro futuro utópico o distópico?: Como sempiternos pesimistas que somos nos acechan las distopías, quizás por eso nos interese tanto pensar prospectivamente en el futuro e intentar alguno utópico mas confortable de ser vivido. 
 Dando por cumplida con la introducción  a  20 minutos en el futuro, a la vuelta de la esquina les dejo este articulo sobre sí ¿Deben pagar impuestos los robots?, un videito  y una frase de mi autor preferido de ciencia ficción de los años 50 del siglo pasado: Antes de intentar una cura debemos averiguar en qué consiste la enfermedad.” Isaac Asimov. Yo, Robot.

Saludos Cordiales.




jueves, 27 de abril de 2017

El Eros y Tánatos cotidiano.

Me preguntaba hoy por la mañana, después de enterarme de la terrible pérdida de una vida al filo de nacer, por el sentido de la existencia y la diaria secuencia de episodios que conforman nuestro camino como humanos, recordaba lo influenciados que estamos por las pulsiones de Eros y Tánatos, supongo que desde incluso antes que los pudiéramos nominar y peor aún después de descubiertos en nuestros inconscientes.
Discutíamos el otro día con un amigo sobre el futuro no muy lejano de la humanidad en tiempos de la robotización y de la inteligencia artificial, mí amigo es un eterno optimista y siempre encuentra oportunidades en donde otros vemos crisis, cree en los valores del individualismo emprendedor pero sostiene que las personas somos muy jodidas y hacemos al mundo jodido, extraña paradoja.
Vivimos sumergidos a diario en historias sobre espantosas violencias que nos hacemos entre las personas, compruebo como siempre caemos en que la violencia es cuestión de inadaptados, perversos o de algún malo de turno, creemos que es algo individual, una cuestión de malos y buenos, de victimas y victimarios, a mí me da la sensación que es algo mas compleja la cosa y que no alcanza con la superación individual con recetas de libritos de autoayuda, sí, esos que pululan hoy en día, no creo que estén alcanzando los buenos deseos y los mensajes de ondas de amor y paz, tenemos introyectados añares de relatos de justificación de la violencia hacia el otro, se me hace muy difícil creer que podamos salir de esa pulsión de muerte y destrucción amparados en el Tánatos que supimos alimentar, es mas creo que hay un regocijo epocal en todos los días darle una puñalada en el corazón a Eros.
Discúlpenme si tengo un especial día de pesimismo, supongo que mañana saldrá el sol y volveremos a intentar creer que solo fue una pesadilla en un mal sueño.                        



Algo más sobre Tanatología, aquí.

Saludos Cordiales.                          

martes, 18 de abril de 2017

Se acerca el invierno y siempre estamos volviendo recordando viejas utopías.

Se acerca el invierno y en este abril este blog cumple 10 años, un número redondo (esos que tanto nos obsesionan, vayan a saber porque pero así es) y nos parece una buena excusa para volver a tomarnos el trabajo y el tiempo correspondiente en darle al "reflexiones varias" algún contenido mas jugado  o no y profundo o no, en nuestra sempiterna costumbre de cuestionarnos y preguntarnos todo como método de aprendizaje en nuestro paso por esta existencia terrenal (asumidos como agnósticos principiantes y por lo tanto con insuficientes conocimientos que nos den certeza absoluta de que nos espere en el más allá algún tipo de infierno o paraíso celestial) insistiremos en aprovechar el día a día y lo cotidiano en una exploración de la filosofía nihilista que hace un tiempo nos atribuyera (quizás con acierto premonitorio) el  fraternal amigo Charlie Boyle en su interpretación del sentido de nuestro estado por alguna de nuestras ultimas breves reflexiones soltadas a la web vía feisbuc o tuiter.

Hace 10 años, como comentaba, pasamos de solo navegar la blogósfera a tener un blog propio para confirmar  seguramente aquella sentencia del prestigioso estudioso y escritor que supo decir que  "cualquier pelotudo tiene un blog", también quizás como forma de darle la razón a algún supuesto amigo que hacia circular correos en los que intentaba calificarnos de fracasados con infulas  pseudointelectuales pero mas que nada gracias a todos los verdaderos amigos que siempre nos alentaron a seguir haciendo camino al andar y que sin lugar a dudas nos permitió sobre todas las cosas ampliar la mirada saliendonos de discursos únicos y guiones repetidos, cabe especial mención, de aquellas épocas del pasado reciente, del inigualable amigo tripleCE , innovador pionero del periodismo digital, cuya temprana ausencia física quizás sea una de las tantas excusas para justificar nuestro ostracismo bloguero de los últimos años pero su recuerdo siempre será motivador  de nuestras reincidencias en garabatear alguna reflexión pese a que no se entienda nada y a pesar de toda el agua que ha corrido bajo los puentes y del paso del tiempo que dejo a los blogs y la blogósfera en el olvido con la actualización vertiginosa, la masificación de los dispositivos y formatos de la comunicación digital. Sí hace 10  años cualquier pelotudo podía escribir en un blog, pensemos  como estamos hoy que millones decimos cualquiera al instante por tuiter, feisbuc, instagram, snapchat o como se llame y que nos sacan al toque nuestros parámetros ideológicos, de gustos y conductas por el manejo de la Big Data, en fin.
  
Estaría bueno que  nos permitieramos bajarle varios cambios a la caja de velocidades, rescatando la racionalidad más reflexiva en estos tiempos acelerados de fomento de la irracionalidad despersonalizada con motivaciones antipolíticas, antihistoricas y por lo tanto antihumanas,  dicen que los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas porque los optimistas están encantados con lo que hay, como buen pesimista en este mundo orwelliano que pretenden imponer, este invierno que se acerca supongo que siempre nos queda rescatar las viejas utopías que nos quieren hacer olvidar. Veremos que nos sale.
  

Saludos Cordiales.




domingo, 1 de enero de 2017

Buen Año Nuevo!

Siempre hay que tener un soplo de esperanza para seguir adelante, creo que ToDo PaSa y el 2017 también pasará. 
Que les sea leve: 
Buen Año Nuevo!