viernes, 5 de mayo de 2017

Introducción a la prospectiva robótica a 20 minutos en el futuro.

Como alguna vez ya he contado, desde temprana edad me gustaba la lectura, todavía conservo unas viejas enciclopedias, como doce tomos, que contenían en su interior temas muy variados, se llamaban "Lo sé todo" eran  de fácil comprensión con ilustraciones y desarrollos de un par de paginas por tema, las cuestiones históricas eran mis preferidas, comprender sobre el camino de los humanos desde la caverna pasando por las antiguas civilizaciones a la modernidad de aquel entonces de los años 70 con las primeras tecnologías de la televisión por aire en blanco y negro, con menos de cinco canales en el área del gran buenos aires, me fascinaba. 
Hoy creo al ver esas viejas enciclopedias acumulando polvo en mi biblioteca que quizás aquella fascinación de chico fue la responsable de fomentar muchas de mis inquietudes y mi activa participación en cuestiones que hacen a la vida comunitaria, quizás también pienso hoy, con el diario del lunes, que debería haberme profesionalizado en la ciencias sociales en lugar de insistir con las ciencias biológicas, quizás un buen test vocacional al finalizar la secundaria hubiera clarificado las cosas y hubiera hecho mas foco pero en fin, esa mezcla tuvo sus consecuencias en darme una mirada mas abarcativa y algún tipo de cable a tierra, esto ultimo bien literal, lo cierto que uno termina siendo un andar y sus experiencias. 
¿A que viene todo este cuento?: pasa que tanto leer historia e "historias", cosa que he retomado últimamente dedicándole bastantes horas, repasando viejos textos, tanto de los clásicos como de los revisionistas e incluso escritores y "escuelas" que en estos lares tan occidentales y cristianos suelen ser invisivilizados como los críticos del eurocentrismo (en algún otro momento quizás de para contar algo más al respecto, solo repetir mi agradecimiento al acercarme a dichos autores y conocimientos a la recomendación hace unos años atrás de una de las primeras amigas en la blogoesfera: Anahí del Rincón ) han provocado últimamente interesantes conversaciones sobre procesos históricos del pasado, cuestiones del presente de la vida cotidiana y futuros posibles no tan lejanos. 
Como saben los que alguna vez hayan leído este blog, la secuencia pasado, presente y futuro es una triada que nos apasiona y como amantes de la lectura no solo histórica sino también de la mal llamada "ciencia ficción" (de cuando eramos niños), que a nuestro humilde entender es lo que hoy se conoce como prospectiva, ya que somos de los que estamos convencidos que todo aquello que el hombre imagina en el pasado, lo desarrolla en el presente y lo transforma en futuro. 
De alguna manera el hombre es la única especie animal capaz de modificar el orden natural del universo gracias o por desgracia a su imaginación, ¿será nuestro futuro utópico o distópico?: Como sempiternos pesimistas que somos nos acechan las distopías, quizás por eso nos interese tanto pensar prospectivamente en el futuro e intentar alguno utópico mas confortable de ser vivido. 
 Dando por cumplida con la introducción  a  20 minutos en el futuro, a la vuelta de la esquina les dejo este articulo sobre sí ¿Deben pagar impuestos los robots?, un videito  y una frase de mi autor preferido de ciencia ficción de los años 50 del siglo pasado: Antes de intentar una cura debemos averiguar en qué consiste la enfermedad.” Isaac Asimov. Yo, Robot.

Saludos Cordiales.




No hay comentarios.: